Insultos entre presidencias. Un grave incidente diplomático

El 21 de febrero, el presidente de los EE.UU, Joe Biden, insultó gravemente a su homólogo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante un evento de recaudación de fondos para su partido en San Francisco, California. No es la primera vez que el presidente Biden insulta al presidente Putin, ya pasó en otras ocasiones en las que calificó groseramente al presidente ruso en comentarios respecto a la invasión de Ucrania.

El Kremlin no tardó en tachar estas palabras de vergonzosas, afirmando que el presidente Biden, en beneficio de los intereses políticos nacionales, se estaba comportando como un personaje de película de vaqueros de Hollywood, a la vez que el presidente Ruso, el insultado, respondió a un periodista que para los intereses de Rusia lo mejor es tener a Biden de presidente de los EE.UU, respuesta que ya diera en su momento y en la que se reafirma después del nuevo insulto.

Lo que se describe es un comportamiento que es altamente inapropiado y perjudicial en el ámbito de las relaciones internacionales y la diplomacia. En primer lugar, los insultos personales y despectivos entre líderes de dos países son una violación directa de las normas diplomáticas aceptadas. Estas normas establecen que las conversaciones diplomáticas deben ser respetuosas, aunque es posible discutir asuntos difíciles o desafiantes, sin recurrir a ataques personales.

La falta de diplomacia trae consecuencias negativas

Las consecuencias de este tipo de comportamiento son generalmente negativas para las relaciones internacionales y la diplomacia. Los insultos y la falta de respeto pueden aumentar las tensiones entre los países, lo que dificulta la cooperación en temas importantes. Además, este tipo de comportamiento puede llevar a una disminución de la confianza entre los líderes y las delegaciones diplomáticas, lo que puede dificultar aún más la resolución de conflictos y la toma de decisiones.

Además, las palabras del presidente Biden podrían ser utilizadas por el Kremlin como una justificación para tomar medidas hostiles contra Estados Unidos, lo que podría llevar a una escalada en las tensiones bilaterales, pues son palabras agravadas por su reincidencia.

La clave: la diplomacia

Es importante que los líderes políticos actúen con respeto y diplomacia en todas las interacciones internacionales, para promover la cooperación y la paz en el mundo, máxime cuando hay tensiones entre los países. El uso de insultos solo sirve para aumentar las tensiones y dificultar la resolución de los conflictos.

Suscríbete a nuestras Novedades de Protocolo

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Galicia Protocolo como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para poder llevar a cabo la suscripción a nuestra newsletter para comunicarnos contigo y para cumplir con los requisitos legales aplicables.

Margarita Murillo se dedica al Protocolo desde el año 1999. En su formación académica constan un postgrado y dos máster en Protocolo y es Licenciada en Derecho. Su trayectoria profesional se inició trabajando por cuenta ajena en varias empresas gallegas en áreas vinculadas al Protocolo, la imagen empresarial y la comunicación. Desde el año 2010 se dedica de forma autónoma a la consultoría en Protocolo; además colaboradora en diferentes medios de comunicación y es autora de varios libros de Protocolo.