«Lista Epstein»

La «Lista Epstein» es un recordatorio de la importancia de la imagen personal.

La llamada “Lista Espetin”, de la que se ha vuelto a hablar desde enero del 2024, hace referencia a 40 documentos judiciales de una demanda presentada en el año 2015 por Virginia Giuffre, en contra del magnate financiero Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell. También son un material que corresponde al expediente de un caso resuelto que presentó Giuffre, quien acusó a Epstein de abusar sexualmente de ella cuando era menor y sindicar a Maxwell de ayudarlo en el abuso.

La jueza Loretta Preska ordenó, el 20 de diciembre del año 2023, levantar el secreto de sumario de estos documentos y hacerlos públicos en el plazo de 14 días, que se cumplieron el 3 de enero de 2024, con lo cual todos los medios de comunicación y las Redes Sociales ardieron el 4 de enero, pues aparecen muchos nombres de personas conocidas e importantes en las más de 900 páginas.

Jeffrey Epstein se suicidó en agosto de 2019 en su celda de una prisión de alta seguridad de Manhattan mientras esperaba el juicio por sus delitos sexuales.

Problema: la desinformación y los bulos

Hemos sido testigos de una avalancha de información, desinformación y malentendidos que afectan directamente la reputación de diversas personalidades mencionadas en estos documentos judiciales desclasificados por la jueza del caso.

El principal desafío que enfrentan las personas mencionadas en estos documentos es la desinformación, especialmente en las redes sociales. La falta de verificación y la propagación indiscriminada de imágenes han generado malentendidos, incluyendo la vinculación errónea de personas que no están relacionadas con los hechos.

Este escenario ha perjudicado tanto a la información veraz como a la reputación de quienes aparecen mencionados.

La realidad

La realidad es que la mención de un nombre en estos documentos no implica automáticamente la comisión de un delito, pero estas personas pueden verse afectadas de manera significativa en su vida personal y profesional debido a la asociación con actividades controvertidas. Y, aunque circulan “listas” de personas que han participado en actos delictivos vinculados a este caso, lo cierto es que no son oficiales.

Consecuencia: el daño a la imagen personal

Estos documentos son un ejemplo de cómo la imagen personal puede verse afectada negativamente por la asociación con personas o actividades controvertidas.

Hemos visto como la mera aparición de un nombre en estos documentos ha sido suficiente para dañar la reputación de las personas mencionadas. Las imágenes de varias personalidades públicas han sido utilizadas para dar a entender que están involucradas en actividades ilícitas o inmorales, probablemente con la finalidad de conseguir visualizaciones de las publicaciones en los perfiles de muchos creadores de contenidos de redes sociales.

El reto: restauración de la imagen personal

El proceso de restaurar la imagen de una persona involucrada en situaciones como la de Epstein es complejo y desafiante. Abordarlo de manera integral implica considerar aspectos legales, públicos y personales.

  • Aspecto legal

En primer lugar, es importante abordar cualquier problema legal que se pueda tener y cooperar con la justicia.

  • Aspecto público

Aunque tanto las personas implicadas realmente en hechos delictivos como las simplemente mencionadas deben abordar la situación desde un punto de vista público, las estrategias serán diferentes y habrá que atender a cada caso. Para muchas de las personas mencionadas bastará con emitir un comunicado de prensa o realizar declaraciones públicas en las que explique su relación con Epstein. Lo que tiene que quedar claro es que las personas que no están implicadas con hechos delictivos deben asegurarse de que su situación sea ampliamente conocida.

La situación más complicada la van a tener las personas implicadas, que en algún momento deberán ofrecer una disculpa sincera, reconocer el daño causado a las víctimas y mostrar arrepentimiento. Además deben aceptar la responsabilidad de sus acciones y comprometerse a cambiar. En estos casos lo más recomendable es lo evidente, que la persona deje claro que entiende que su comportamiento fue inaceptable.

REACCIÓN DE BLOQUEAR COMENTARIOS EN RRSS

Algunas de las personas mencionadas en estos documentos judiciales reaccionaron bloqueando los comentarios en sus redes sociales. Es una respuesta comprensible, como una forma de protegerse de las críticas y los insultos, pero es una decisión que debe tomarse caso por caso, pues en algunos puede ser la mejor manera de proteger la privacidad y la imagen pública de un personaje público. Sin embargo, es importante ser consciente de las posibles consecuencias negativas de esta decisión

  • Aspecto personal

Por todo ello, la mayoría de las personas que ven dañada su imagen pública, como las mencionadas en estos documentos, necesita de sus entornos cercanos, porque las consecuencias de una mala imagen son socialmente duras.

Conclusión

Nuestra imagen depende de nosotros y de las personas con las que nos relacionamos.

Lavar la imagen puede llevar tiempo y esfuerzo, y toda persona que sufre una crisis de imagen debe estar preparada para enfrentar críticas y rechazo.

Hay que tener en cuenta que cada caso es diferente y las estrategias de imagen varían en función de las circunstancias específicas de cada persona.

Sin embargo, si está comprometida a cambiar, puede superar esta situación y recuperar su reputación.

Suscríbete a nuestras Reflexiones de Protocolo

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Galicia Protocolo como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para poder llevar a cabo la suscripción a nuestra newsletter para comunicarnos contigo y para cumplir con los requisitos legales aplicables.

Margarita Murillo se dedica al Protocolo desde el año 1999. En su formación académica constan un postgrado y dos máster en Protocolo y es Licenciada en Derecho. Su trayectoria profesional se inició trabajando por cuenta ajena en varias empresas gallegas en áreas vinculadas al Protocolo, la imagen empresarial y la comunicación. Desde el año 2010 se dedica de forma autónoma a la consultoría en Protocolo; además colaboradora en diferentes medios de comunicación y es autora de varios libros de Protocolo.